miércoles, 16 de octubre de 2013

Fray Marcos Rodríguez Robles: Jesús vivió por nosotros. Por Javier Sánchez

Rodríguez Robles, Marcos: Jesús vivió por nosotros. Ediciones feadulta.com, Las Rozas, 2012. Colección feadulta.com 11. 207 páginas. Comentario realizado por Javier Sánchez.

Reconozco que me cautiva. Fray Marcos es un dominico excepcional. Lo conocí primeramente a través de Internet. Algún amigo me habló de que sus homilías eran extraordinarias, y que las mandaba a través del correo electrónico a mucha gente (por lo general, siempre los jueves). Así, le pedí que me incluyera en su grupo de destinatarios y, desde hace varios años, cada semana recibo su homilía del domingo. No contento con esto, le pregunté una vez a Alfonso Naranjo (gran asiduo de Fray Marcos) que dónde decía este misa, que quería conocerle personalmente. Alfonso me dijo que en Parquelagos, al lado de La Navata, en una iglesia que el propio Fray Marcos había construido con sus manos. Desde ese día, siempre que paso el fin de semana en Mataelpino (en la sierra de Madrid), nos vamos Cristina y yo hasta Parquelagos para oír la misa de Fray Marcos. No me defrauda nunca. Habla desde el corazón pero con argumentos teológicos y, sobre todo, escriturísticos que impresionan. Ciertamente yo estoy mal acostumbrado a escuchar buenas homilías (por ejemplo, las de Juan Manuel Martín-Moreno o las de Xavier Quintana), pero creo que Fray Marcos tiene algo especial. Habla como si la gente que le escuchara fuera inteligente, culta o, simplemente, adulta. Y eso se agradece. Con él aprendo a mirar el evangelio con otros ojos, y da un sentido a los textos bíblicos que me quedo maravillado de la profundidad de su exégesis. De verdad que merece la pena ir a Parquelagos. Fray Marcos no defrauda.

Bien, el libro que hoy os quiero presentar es una especie de lectura de la vida de Jesús a partir de los evangelios. Llama la atención el comienzo del libro. Dice así en la introducción: "Hace ya algunos años, se realizó una encuesta entre universitarios del Reino Unido. La pregunta era: En toda la historia de la humanidad, ¿cuál ha sido para ti la persona más influyente? El número uno se lo llevó el futbolista Beckham; Jesús ocupó el número treinta empatado con Bush. Confieso que ese empate fue lo que más me indignó. Este simple dato nos tendría que hacer pensar. ¿Qué idea de Jesús hemos transmitido a esa generación de estudiantes? Y no se olvide que se trata de un país eminentemente cristiano. Está claro que no hemos sabido comunicar a la juventud lo que Jesús significa para todo ser humano. Precisamente por haberle desfigurado y presentado con una total falta de humanidad, ahora se hace increíble y escaso de atractivo. El Jesús celeste pero deshumanizado que presentamos no puede convencer a nadie de que su conocimiento y seguimiento nos pueden ayudar a ser más humanos. El cambio de época que estamos atravesando nos obliga a reflexionar sobre la manera de entender nuestro pasado cristiano. Ni el deísmo que hace de Dios una cosa más, ni la simple credulidad en un Jesús bajado directamente del cielo pueden servirnos hoy para desenvolvernos en la comprensión del mensaje cristiano".

Fray Marcos
El planteamiento de Fray Marcos es muy claro: tratará de hacer una lectura teológica de los evangelios para ofrecer una imagen actual de Jesús. Se trata de reconstruir su figura. A través de dos mil años, piensa el autor, se han añadido al puzzle muchas teselas que no encajan con su auténtico ser. Su figura nunca estará completa, pero debemos seguir intentando sustituir las piezas que desentonan por otras que se aproximen más a su realidad y, si es posible, añadir alguna de las que aún faltan. Así, Fray Marcos considera que uno es el Jesús real, otro el Jesús histórico, otro el Jesús de los evangelios, otro el Jesús de los dogmas, otro el Jesús de los teólogos y otro el Jesús de los místicos. Intentar armonizarlos todos es imposible, pero al menos debe intentar que no desentonen en exceso unas piezas con otras. Por ello, no va a intentar imponer su idea de Jesús, pues su cometido no es que el lector piense como él. Simplemente quiere poner su granito de arena para facilitar el acceso a una riqueza tan formidable. 

Si te declaras cristiano, ¿no crees que lo suyo es que te acerques a los evangelios y trates de escudriñar la figura de Jesús para conocerle y poderle seguir mejor? Ya está bien de creyentes ignorantes de lo nuclear de su fe. Por otra parte, ya está bien de seguir con una fe infantil, propia en muchos casos de la primera comunión. Igual que la serpiente se despoja de su piel conforme crece, también en la vida de fe hay que despojarse de ciertas cosas que sirvieron en su momento, pero que no se sostienen en la madurez. Parece curioso que, para todo en la vida, nos preparemos en profundidad, pero no en la fe. Este libro te puede ayudar a centrar tu mirada sobre Jesús. Pero cuidado, puede haber cosas que te desestabilicen (no entro en detalles, tú las encontrarás si lo lees). No obstante, es muy recomendable si quieres crecer y profundizar. Si no es tu deseo, puedes seguir como estás ahora mismo. Está en tu mano. Tú decides. Hasta la próxima.


Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...